«Ahora, Señor, según tu palabra puedes dejar a tu siervo irse en Paz»