Evangelio dominical

EVANGELIO DOMINICAL

"Os doy un mandamiento nuevo"
13-05-2022
"Os doy un mandamiento nuevo"

La Palabra de Dios en el quinto domingo de Pascua nos llama a vivir realmente el corazón del mensaje cristiano que es la entrega del mandamiento del amor verdadero y el anuncio de la presencia viva de Cristo, que nos dirige y alienta. Así, en la primera lectura se nos contaba el final del primer viaje misionero de los apóstoles y discípulos. Pablo y Bernabé, tras haber recorrido buena parte de la costa mediterránea, se vuelven a embarcar para Antioquía, la ciudad y comunidad de donde habían partido, enviados por el Espíritu Santo. Durante el viaje misionero, han hecho todo lo posible, especialmente animar a los discípulos exhortándolos a perseverar en la fe apenas asumida. También les dice, a las claras, la verdad: les esperan muchas tribulaciones, que es preciso pasar para entrar en el reino de Dios. Han dejado también una estructura mínima de presbíteros para cuidar de las comunidades y, sobre todo, las encomendaron al propio Señor en quien había creído, para que se mostrase verdaderamente como el Pastor que había provocado todo esto y ahora iba a sostenerlo. Pues todo se apoya y se mantiene sobre lo sucedido en el Cenáculo (Evangelio).

Se nos cuenta cómo, inmediatamente tras la salida de Judas, Jesús manifiesta que comienza el fin de su historia y vida. Es el momento de la glorificación del Hijo del Hombre, ahora sí que quedará manifiesto quién es Él de verdad y también el auténtico ser de Dios, vuelto hacia el hombre. El tiempo se agota pero vale la pena porque es la culminación de su vida, se alcanza el objetivo por el que ha venido y vivido. La entrega será total, hasta el final y definitiva y la muerte en cruz de este Hijo del Hombre pondrá a Dios y al hombre en su lugar, revelará realmente qué el corazón de cada uno. Jesús aprovecha muy bien el poco tiempo que le queda con los suyos para hacerles entrega de la Palabra que explica y cambia todo. Lo que está haciendo Jesús es amarles hasta el extremo (cfr. Jn 13,1), de modo efectivo, real, histórico y al hacerlo manifiesta quién es Dios y también quienes somos nosotros. “Os doy” –dice– esto es, os regalo, os entrego un mandamiento hecho nuevo por todo lo que ha sucedido y, sobre todo, por todo lo que va a suceder. Lo regalado es un “mandamiento”, que recoge y revela el contenido profundo de los mandatos divinos de la Alianza no ya como prescripción legal sino como realidad de la comunión personal. Primero, Jesús está en comunión con el Padre porque ama a los suyos hasta el extremo y segundo, este es también el camino para los discípulos para lograr esta misma comunión con Dios y entre ellos. Esta, además, es la “señal”, el signo de que siguen realmente al Maestro para llegar a ser lo que Él es y no más, y sobre todo, no otra cosa (Jn 13,16-17).

» Primera Lectura

Lectura de los Hechos de los Apóstoles 14, 20b-26

En aquellos días, volvieron Pablo y Bernabé a Listra, a Iconio y a Antioquía, animando a los discípulos y exhortándolos a perseverar en la fe diciéndoles que hay que pasar mucho para entrar en el Reino de Dios.
En cada iglesia designaban presbíteros, oraban, ayudaban y los encomendaban al Señor en quien habían creído. Atravesaron Pisidia y llegaron a Panfilia. Predicaron en Perge, bajaron a Atalía y allí se embarcaron para Antioquía, de donde los habían enviado, con la gracia de Dios, a la misión que acababan de cumplir. Al llegar, reunieron a la comunidad, les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe.

» Segunda Lectura

Lectura del libro del Apocalipsis 21, 1-5a

Yo, Juan, vi un cielo nuevo y una tierra nueva,
porque el primer cielo y la primera tierra han pasado,
y el mar ya no existe.
Vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén,
que descendía del cielo, enviada por Dios,
arreglada como una novia que se adorna para su esposo.
Y escuché una voz potente que decía desde el trono:
–Esta es la morada de Dios con los hombres:
acampará entre ellos.
Ellos serán su pueblo
y Dios estará con ellos.
Enjugará las lágrimas de sus ojos.
Ya no habrá muerte, ni luto,
ni llanto, ni dolor.
Porque el primer mundo ha pasado.
Y el que estaba sentado en el trono dijo:
«Ahora hago el universo nuevo.»

» Evangelio

+ Lectura del santo Evangelio según San Juan 13, 31-33a. 34-35

Cuando salió judas del cenáculo, dijo Jesús:
–Ahora es glorificado el Hijo del Hombre y Dios es glorificado en él. (Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará).
Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros.
Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado. La señal por la que conocerán que sois discípulos míos, será que os amáis unos a otros.

LECTURAS DEL DOMINGO


...........