Evangelio dominical

EVANGELIO DOMINICAL

"Tú lo dices: soy rey"
19-11-2021
"Tú lo dices: soy rey"

Concluimos hoy este nuevo recorrido “circular”  y anual por el misterio de Cristo que se realiza en medio de nosotros. Domingo a domingo y de la mano del Evangelio según san Marcos, hemos revivido y reflexionado los principales hechos y dichos de la vida histórica de Jesús, además de otras fiestas relacionadas todas con la vivencia de la presencia de Jesucristo  y su salvación en nuestra vida, historia, sociedad. Hemos llamado a esto “misterio” y ciertamente lo es, porque se trata de la clave y el fundamento de nuestra fe que no se basa en ideas o recuerdos sino en la relación personal de cada creyente con Él en la comunidad y la iglesia entera. Cada año hacemos este camino desde la perspectiva de un evangelista y así vamos profundizando en la experiencia, conocimiento y realidad de la relación que es la fe. La novedad se encuentra aquí en esta profundidad, en ir conociendo y viviendo más cada año pues si no se vive más a fondo, la fe se convierte en una idea o, peor, ideología más. Y cada año concluye con esta Fiesta de Jesucristo Rey y Señor del Universo que es la culminación, como anuncio, esperanza y celebración de este reino que Jesús anunciaba, inauguró y cuya realización y plenitud todavía hoy está sosteniendo. Por un lado, la primera lectura señalaba el origen celeste de este Hijo de hombre, hombre en definitiva, y, por tanto, su especialísima relación con Dios, que funda lo que celebramos y esperamos de Él. De Él ha venido y de Él recibe “poder real y dominio” sobre todos los pueblos, naciones y lenguas. Este dominio, además, es “eterno y no pasa”. Este Hombre es la figura central de un “reino que no tendrá fin”.

Por el otro lado, el Evangelio, presenta a Jesús confesando ante Pilato que es este Rey, cabeza de un reino que no es de este mundo pero que está en este mundo para quedarse. Claramente proclama, aun hallándose en aquel pretorio para ser juzgado y luego ejecutado, que su reino no tiene interés ninguno en presentarse, defenderse o afianzarse por medio de la violencia (ni la propaganda o el engaño, podríamos añadir nosotros) sino que se relaciona con la verdad, la única verdad que realmente la pena y que señala la presencia de un Dios que ama y sirve a los hombres y que ha decidido quedarse entre ellos a pesar de todos los desprecios y rechazos para que los que lo deseen puedan escuchar y conocer esta verdad y seguirla. Este rey, hoy día, no se puede comparar con otros que también reciben este nombre aunque bien puede hacerles de modelo, así como a todos nosotros. Jesucristo Rey no es solamente una realidad cristiana y religiosa sino una verdadera alternativa de cómo podemos cuidarnos y convivir. 

» Primera Lectura

Lectura de la profecía de Daniel 7, 13-14

Mientras miraba, en la visión nocturna vi venir en las nu­bes del cielo como un hijo de hombre, que se acercó al anciano y se presentó ante él.
Le dieron poder real y dominio; todos los pueblos, nacio­nes y lenguas lo respetarán. Su dominio es eterno y no pasa, su reino no tendrá fin.

» Segunda Lectura

Lectura del libro del Apocalipsis 1, 5-8

Jesucristo es el testigo fiel, el primogénito de entre los muertos, el príncipe de los reyes de la tierra.
Aquel que nos amó, nos ha librado de nuestros pecados por su sangre, nos ha convertido en un reino y hecho sacerdo­tes de Dios, su Padre.
A él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.
Mirad: El viene en las nubes. Todo ojo lo verá; también los que lo atravesaron. Todos los pueblos de la tierra se lamen­tarán por su causa. Sí. Amén.
Dice el Señor Dios: «Yo soy el Alfa y la Omega, el que el que era y el que viene, el Todopoderoso.»

» Evangelio

+Lectura del santo evangelio según san Juan 18, 33b-37

En aquel tiempo, dijo Pilato a Jesús:
– «¿Eres tú el rey de los judíos?»
Jesús le contestó:
– «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?»
Pilato replicó:
– «¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?»
Jesús le contestó:
– «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo5 mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.»
Pilato le dijo:
– «Conque, ¿tú eres rey?»
Jesús le contestó:
– «Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he      venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.»

LECTURAS DEL DOMINGO


...........